Contáctanos

 

Donde está PreNatal...

Desarrollo emocional desde el vientre materno

Share

El desarrollo emocional inicia desde el vientre materno

¿Alguna vez nos preguntamos en qué forma un ser humano se forma con emociones, conciencia, habilidades sociales, listo para vivir en el mundo? Aún más: ¿alguna vez nos preguntamos por qué tenemos el carácter que tenemos o por qué algunas personas son más sensibles que otras?

Existe en el ser humano una etapa trascendental en donde las capacidades emocionales, el temperamento, el carácter o la capacidad de amar son desarrollados y adquiridos; eso es durante los nueve meses de embarazo. Esta etapa, no solamente es la responsable del crecimiento fisiológico, sino además la encargada del desarrollo cognitivo, emocional, y del bebé. Tanto es así que durante la etapa de gestación es cuando se forma un ser humano sensible, amoroso, compasivo, con las cualidades indispensables para formar parte de una sociedad en armonía. Esto, conjuntamente con los primeros dos años de vida definen mucho de nuestro futuro tanto físico como emocionalmente. Es entonces bastante cuestionable el por qué esta parte de la vida de un ser humano no es tomada en cuenta de la forma en la que se debería hacerlo.

El embarazo, aunque parezca bastante largo, es de hecho un periodo bastante corto para el desarrollo de un ser humano íntegro. Por eso la importancia de aprovechar al máximo este tiempo para hacer que esa nueva vida pueda desarrollarse a plenitud; y esto incluye el comportamiento emocional.

El primer blanco o respuesta al correcto crecimiento y desarrollo del bebé proviene del vientre materno, e incluso antes. El planear un embarazo es una muy buena estrategia para prever todos los riesgos, el ambiente en el que se vaya a vivir, empezar a cuidar de la salud, para que cuando se quiera tener un bebé, la madre esté saludable y en condiciones. Es justamente la madre la primera persona en quien tenemos que pensar cuando hablamos de salud, ya que es a través de ella, de sus emociones, pensamientos o acciones, que el bebé interactúa con ella y con el mundo externo. La madre es una intermediaria que hace posible que el bebé reaccione ante muchas experiencias, para que se prepare para su vida después y gracias a este período se adquieren muchos hábitos emocionales automáticos, como parte de su estructura neurológica. A esto se le llama programación fetal.

Es así que el estado físico, mental y emocional de la madre puede contribuir o perjudicar al estado del bebé. Por ejemplo, si la madre presenta altos niveles de estrés, esto puede afectar su sistema inmunológico, haciéndola más susceptible a infecciones, además de aumentar sus niveles de cortisol (glándula que atraviesa la placenta y activa el eje de estrés del o la bebé). Un mal estado emocional de la madre también puede afectar la cantidad de sangre que fluye hacia la placenta, lo que reduce el oxígeno que el bebé recibe. Esto podría desembocar en enfermedades respiratorias o aún peor, en la muerte del bebé. Tener una buena salud mental depende de la relación de la madre con su entorno y de los cuidados que tome de sí misma y del bebé.

Ahora, otro punto importante es el momento del parto, el cual constituye uno de los primeros momentos en los que el bebé es de alguna forma “traumatizado”. Esto quiere decir que el bebé es alejado de su zona de comfort, ya que durante nueve meses estuvo anidado dentro de su madre, y al nacer, sus alrededores son distintos a los que estuvo acostumbrado. Es por esto que es fundamental un parto responsable y delicado. La madre, el niño/a y el padre, deben poder relacionarse de forma adecuada y poder desarrollar un apego mutuo. Este es el proceso de parto como tal al menos dentro de las primeras dos horas después del mismo. Un apego adecuado a la madre y al padre proporcionan la consolidación positiva de las bases emocionales, cognitivas y sociales del bebé.

Un bebé feliz no es el que tiene atención materna y paterna sólo después de nacer, sino el que a partir del útero y hasta desde la planificación de la concepción, pueda desarrollar su estado emocional, mental y social para su vida futura. Debemos preocuparnos de él o ella desde que está en el vientre materno, ya que así se incidiría mucho menos en problemas posteriores que perjudiquen a toda la familia y por ende a la sociedad. Es más, está en nuestras manos crear un entorno propicio para que los bebés pueden aprovechar todo su potencial.

  • Bold
  • Italic
  • Underline
  • Stroke
  • Quote
  • Smileys
  • :confused:
  • :cool:
  • :cry:
  • :laugh:
  • :lol:
  • :normal:
  • :blush:
  • :rolleyes:
  • :sad:
  • :shocked:
  • :sick:
  • :sleeping:
  • :smile:
  • :surprised:
  • :tongue:
  • :unsure:
  • :whistle:
  • :wink: